Púbico se rasura los clasificados de contactos.

Un mercado rentable en plena recesión

Los periódicos españoles se reparten al año 40 millones en ganancias por incluir anuncios de contactos. Ese año, el Congreso instó a los diarios a eliminar este tipo de ingreso publicitario.

‘El País’
Publica unos 702 anuncios diarios sobre prostitución.

‘El Mundo’
Su director, Pedro J. Ramírez, está en contra de retirar los anuncios. ‘El Mundo’ incluye a diario 672 contactos.

‘ABC’
Publica de media 225 anuncios.

‘La Razón’
Incluye a diario 91 anuncios.


(SUSANA HIDALGO – MADRID – 09/09/2009 07:30 Diario Público.)

Sobre estos datos destacaré la hipocresía de unos y de otros. Evidentemente los conservadores lo son más. Sólo hay que recordar las últimas declaraciones de Rouco sobre no sé qué del rosario para que los niños de Pozuelo no peguen botellazos a los policías (hoy para colmo incluso retaban “a los maderos” a prohibirles la fiestaka, los angelicos ) cuando están en su tiempo de ocio. Esa es la solución: que vayan a misa y no se pongan el condón… cosa preocupante viendo lo que les espera a su descendencia con la demostración de madurez y tolerancia de los videos publicados en los medios.

Luego más represión y más hondo el socavón lleno de mierda, que hace de la explotación de mujeres una fuente de lucro a la que nadie hace ascos, convirtiéndolas en víctimas por duplicado. Por su situación laboral irregular, sin cotizar, sin derechos, con riesgo de ser agredida y humillada, y por sustentar un negocio del que ellas son las menos beneficiadas económicamente. Ser puta es pecado pero noslomismo darle el teléfono a los clientes. Es que PiYei es guay.
Hipocresía pura, vamos.

De todos modos, no soy de las que defiende que es el oficio más antiguo del mundo(bla,bla, bla). Creo que hay que erradicarlo en dos pasos: primero brindar apoyo a las prostitutas (dejar la persecución para el cliente y las mafias) para que sean dueñas de sí mismas; y después ofrecer formación y promoción a las mujeres que quieran salir de la prostitución y probar en otros sectores profesionales.
Como siempre: Educación.

Y a los mushashos Educación para la Ciudadanía (y sexuarr), que parece que a algunos les hace bastante falta. Y aluego, si quieren sus padres, que vayan a misa de siete, o a llevar flores a la Virgen en mayo, o a rezar con Rouco. Eso ya, como ellos vean.

Terrorismo machista.

De nuevo ha sucedido. Suma y sigue. ¿Hasta cuándo? Quién sabe.
No parece que tenga un final cercano. Desde luego yo no soy optimista en este tristísimo e indignante asunto de la violencia machista. No en vano hay que soportar a diario que alguien minimice el impacto brutal con el que el sexismo golpea las vidas de tantas mujeres.

Perdón por hacerlo ahora, cuando en vez de usar el verbo ‘asesinar’ estoy utilizando el verbo ‘golpear’. Y perdonen también por hablar de las que no mueren, al menos, físicamente, pero que llevan la tragedia cargada a las espaldas, incluso cuando han escapado de ella.
Perdonen por tratar el tema de este modo, cuando los padres aún lloran a Laura de cuerpo presente.
Perdonen por sentir tanta indignación hacia la sociedad que arropa a estos monstruos antes de perpetrar sus crímenes, cuando aún son asesinos en potencia pero ya exhiben su cruel tiranía.
Perdonen por creer firmemente que todos somos culpables y que los amparamos y educamos de una manera malévola (no, no cabe la inocencia a estas alturas) e irresponsable.
Perdonen por escribir aquí mi rabia hacia quienes recomiendan retirar denuncias, aunque algunos de ellos sufran el dolor de la pérdida después. Soy una bocazas, qué le voy a hacer, aún a sabiendas de que no es el momento más oportuno.
Somos unos hipócritas de mierda que, al igual que bramamos contra el capital desde el sofá, salimos en concentración silenciosa o con un puto lazo y aplaudimos los 12 meses-12 causas, mientras comentamos en el bar la sobrada que supone la ley contra la violencia de género (sí, de género, Arturito, a no ser que quiera el distinguido miembro de la R.A.E. considerar al hombre-machoman asesino por naturaleza y no por convención social-patriarcal), especulando que supone un peligro porque las mujeres van a hacer un mal uso de ella y a cometer perjurio a diestro y siniestro para enchironar al marido que no las quiera mantener a base de chanel nº5, o para hundirle la vida por venganza. Porque somos así: malas y vengativas por naturaleza. Todas. Sin excepción. Menos las que resultan muertas, claro. No tampoco, seguro que algo habrían hecho para merecerlo. Torres más altas han caído…que diría una que yo me sé.
Y como estoy abrumada de nuevo por los malos rollos que me despiertan noticias como ésta, y no deseo arrojar más barbaridades, sólo me queda lamentar de nuevo las muertes más recientes y acercarles la definición que cualquiera tiene a mano usando el puto google, para que no queden dudas de que, ademas de los nacionalismos bárbaros, tenemos problemas que son, como mínimo, equiparables en gravedad. Y se llaman de la misma manera, aunque muchos y muchas cavernícolas no lo reconozcan .

Terrorismo:

1. m. Dominación por el terror.

2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.