Cartas sin destino, letras para nadie. (I)

Este fue el regreso, la reinauguración de este rincón, tras un largo periodo de desconexión y vacío creativo. Y es uno de los textos más sinceros que he escrito en mi vida. Por eso está entre lo que más me gusta de las letras que he juntado en el último mes.

Vuelvo a escribir.

Alguien de entre mis amigos más preciados que tengo en la red me habló de catarsis, pidiéndome que dejara de exponerme de la manera en que lo estaba haciendo, en twitter, tras una de mis muchas reacciones iracundas en esa red social.

Me hizo pensar. Lo que le contesté es completamente cierto, no fue catarsis, aquello. Fue soltar al caballo desbocado que hay en mi. Con lo que ello supone y las coces que puedan llevarse quienes no quieres. Es inevitable. Vertí opiniones con las que ni la gente que me tolera estas conductas, por conocerme más, están de acuerdo. Y el problema es que cuando estás nublado, en mi caso particular al menos, potencio todo lo malo, de manera que el tono para discrepar de lo que sea no solo no es el adecuado, sino que puede hacer daño.

Vuelvo a escribir en el blog, que…

Ver la entrada original 541 palabras más

Publicado por Raimunda

Este alter ego es un homenaje a las mujeres Calvo. Y el blog entero está dedicado a la memoria de mi abuelo Raimundo y de su hija, mi madre, Agustina.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: