Humor, ternura y deseo.

El momento concreto en que lo sabes, es cuando las risas te despiertan ternura. Y la ternura te lleva al deseo. Esa cadena en la que las endorfinas entran en acción. Si es por esta vía, HUMOR>TERNURA>DESEO.

Hay otra, que a mi en particular también me pone perra, HUMOR>DESEO. Esta es la vía de la diversión. El sexo lúdico, muy sano, que no compromete. Yo la he experimentado. A veces se convierte en problema, cuando a una de las partes, las risas le llevaron a verte con ternura o admiración.

La conjunción de la ternura con la atracción sexual, me enamora. Puede que a ustedes les pase también. Estas letras las ha inspirado Gogo en Twitter, que planteó el tema de las risas y el sexo y por qué las risas no lo colman todo. A mi entender, es por esto.

Todo pasado por el filtro de la trayectoria de una misma, las relaciones profundas y duraderas se basaron en eso. Y me enamoré por otra vía, la de la adoración estética, de una persona tremendamente insensible, que me engañaba mientras mi madre estaba agonizando. Por eso nunca será suficiente para mi lo exterior.
Hay que follarse a las mentes“, siempre, como Dante le dijo a Martín (H)

El atractivo intelectual es muchísimo más excitante para mi. Sobre todo si tu humor es brillante, sutil, parco, ironía pura. Viene a ser lo contrario de lo mío. Así que, aunque no creo en estas mierdas de las almas gemelas ni las medias naranjas, cada día menos, esta vieja de 42 tacos ha encontrado el complemento ideal a su carácter torrencial. Y cuando me hace reír es cuando más lo amo y más bello lo veo, que lo es también. Los halagos a su atractivo se los digo a él. Cuando toca. Cuando podemos.

Los momentos en los que la piel funciona. Esos son los que la mente no puede combatir. Aunque ciertamente es extraño y perturbador que una voz en la distancia, una palabra escrita de quien deseas en tus noches fervientemente, provoque auténticos polvorines a los que entregarse, encienda los motores de la imaginación, abra el baúl de una noche que cambió tu vida, recuerde cada segundo, cada mirada, cada silencio, caricia, centímetro de piel, nervio, espasmo… incluso bloqueo por el shock.

A veces pienso en el riesgo de que no se diera y me dan escalofríos. De alivio por ver que hice lo correcto, a pesar de todas las dificultades.

Correcto no era la palabra: Hice lo que sentía que necesitaba hacer y me agarré bien fuerte para cruzar. Hacia lo desconocido, probable fuente de placer pero también de sufrimiento. Y llegué al otro lado. Y la selva frondosa de enigmas me gustó mucho más que las certidumbres dejadas atrás, entre la roca desmoronada del otro extremo.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s