El entierro de la sardina.

Sí, claro que lo entiendo. Lo entiendo ahora. Y aunque no fuera sincera en el momento, cumpliré con la promesa dada. Y estoy proyectando viajar para desvirtualizar. Y abriendo aún más el campo de visión, saliendo a la vida, a bailar y a poner los dientes largos a los que me vean bailar, pensando no solo en ti, ahora, BAILO.

<<Bailar, escribir, bañarme desnuda en la marea, leer, la música, los paisajes de mi islita, las payasadas de las Chan…>>

Tantas y tantas cosas que me hacen feliz que no eres Tú.

Y en el plano personal, que me deseen amar, me lo digan, se exciten y me lo cuenten, me vean bonita y no puedan reprimir venir a soltarlo. Que me digan “cariño” con sinceridad, que me quieran abrazar, sin yo pedirlo.

Todo eso no has querido hacer y todo eso he de asumir que no es amor, aunque me desees felicidad. Y si esa fuera tu forma de amar, ya comprendí que no me vale, que no la quiero.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s