Mudando la piel…

…de serpiente.
<< SUEÑO CON SERPIENTES, CON SERPIENTES DE MAR
Con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo…

Dejas atrás las escamas viejas, que caen, apareciendo las nuevas que crecieron debajo, entretanto.
Es necesario el cambio, la muda, cuando has terminado de crecer durante una etapa vital concreta. Los escudos de queratina están desgastados y hay heridas y parásitos de los que te has de librar, ya lo sabes, la lucha no cesa.

Reptar silenciosamente es lo que peor llevas, cuando se trata de acechar al que ha intentado cazarte y meterte en el saco.
Pero resulta que se te ha dado bien. El sigilo con lo que entra por tus oídos y que sabes que no debe salir de tu boca. Te ayuda ahora a distinguir cosas que no veías por la confusión noqueante del amor, y que ha destapado la terapia, como nube de humo que se disipa. De golpe y a bocajarro, sí, lo que ha sido duro y provoca unas fases depresivas muy jodidas de sobrellevar. Son las mambitas, las tres, las que te sostienen. Ahora lo sabes.

Y sabes más cosas sobre ti. Que te gusta ser serpiente en contraposición con lo que una y otra vez tratan de llevarte al huerto con que seas: La Eva del Génesis, madre de todos los hombres. Y en verdad Eva quiso saber y Eva siempre va a querer saber… lo que necesita ahora es ser serpiente que sisea la verdad del fruto prohibido.

La serpiente que te tienta a arriesgarte con ser expulsado del Paraíso Inventado.

Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan
Lo que puedan arrebatarle al amor
Oh, la mato y aparece una mayor
Oh, con mucho más infierno en digestión
No quepo en su boca, me trata de tragar
Pero se atora con un trébol de mi sien
Creo que está loca; le doy de masticar
Una paloma y la enveneno de mi bien
Ésta al fin me engulle, y mientras por su esófago
Paseo, voy pensando en qué vendrá
Pero se destruye cuando llego a su estómago
Y planteo con un verso una verdad >>
SUEÑO CON SERPIENTES | SILVIO RODRÍGUEZ | DÍAS Y FLORES 1975

Evolucionando.

<<La noche que rompe la copa vendiendo ilusiones, dejándote retazos de sueños por los rincones…

Volviendo atrás. A nuestras conversaciones sobre el antro. No es por tu causa pero he vuelto allí con intención de coma etílico. Predispuesta a desprenderme de todas las capas, en simulada entrega a los vampiros, ofreciendo mi cuello y mi cuerpo. Dispuesta a la perversión.
No sé qué hago exactamente, salvo dejarme llevar por el instinto animal suicida de alguien a quien nada importa ya porque lo que importaba, mi amor propio, se ha quedado colgado en el limbo. No sé ya si me interesa salvar a alguien de la quema o, al contrario, añadir más queroseno y unirme a las llamas.
De nuevo he establecido vínculos con lugareños recién descubiertos y me jode sobremanera hacerlo, pero la realidad es que ahora me apetece desaparecer de ahí. Quitarme de en medio y que sólo aparezcan los post programados para publicar.
Yo no estoy enganchada, no tengo ese problema. Tengo otros, soy adicta a otras drogas. Pero sí tengo que superar la cuestión de entrar ahí a hacer amigos que luego no podrás fácilmente sacar de allí mismo a otro lugar. Abomino tanto del antro, aunque haya conocido allí al hombre de mi vida y sin que para ello tenga nada que ver el hecho de haber fracasado con esa relación, pues la sacamos pronto de ahí, que me he empeñado en conocer cómo funciona, pues es bueno, imprescindible en esta vida, diría, conocer tanto a los enemigos como a los lugares funestos que frecuentan, para entender en la medida de lo posible lo que pasa por sus cabezas pensantes.
Por eso lo que sufro es el mono ajeno, demasiadas veces ya. De mis amigos. El rato momentáneo de lucidez en mitad del pedo, en el que dices “vámonos para casa, cogemos un taxi” pero se queda en eso, en una primera intención. Que finalmente es superada por otras dos o tres “penúltimas” copas que harán que en el siguiente rato de lucidez de tu amiga estés sujetando la frente mientras pota por intoxicación etílica. Exceso de sustancias. Ese rato en el que la que va a cocacolas oye la misma cantinela de siempre “qué putas ME LAS HA HECHO PASAR el alcohol”, como que la botella de ron tuviera patas y te persiguiera incansable hasta que la viertes ‘on the rocks’

Así es la cuadrilla, tus amigos en el antro. Y tú la plasta que estás harta de escuchar sus lloros cuando te cogen por banda en el reservado, en un aparte, donde te cuentan que les gusta más el garito de al lado o estar al aire libre. Luego se les pasa el amarillo y vuelven al corro de la pista a bailar “Mambo number five” con el resto. Hasta la próxima pota. Propia o del primo del colega de aquél otro colega que le ha tocado el turno de la papa.
Todos “¡viva el vino!” hasta que se enganchan un buen pedo, entonces ahí es que el vino estaba picado, y eso. No que el vino emborrache, no.

No que la red social de turno sea ese bocata tortilla en mal estado de la trola que contabais a mami, que os sentó mal estando de fiesta (y que es que el garito es un bar guarro, qué paciencia…) cuando empezabas a vomitar de la cogorza tras llegar a casa. Sé de un tabernero que a poco acaba a hostias por el típico padre gilipollas que le fue a criticar la tortilla, delante de la clientela, porque su niña es muy buena y no dice mentiras.
Siempre ha sido recurso de padres autoritarios y mediocres, el echar la culpa al empedrado de no conocer ni una miajita a sus churumbeles.

Por lo tanto esa peña menos me va a conocer a mi, con sus juicios de valor sobre mis tetas o mi culo o mi exhibicionismo. Ya exhibí lo verdaderamente importante de mi y lo han apaleado, pisado y triturado.

No, yo no soy transparente, soy legal y voy en cueros.

Ahora la evolución es que no sepan cómo llegar a mí. No mostrar nada de lo que tú viste, esa es la meta.


…pero nena, tu risa es la magia de los ‘rockanroles‘, tatuada llevo la marca de tus aguijones>>
ÁNGEL DE LOS PERDEDORES | TREN DE FUGITIVOS | EL SOLDADO 1997

Amores perros.

No es sólo el título de una de mis pelis favoritas, ya no de Iñárritu, que por supuesto, sino de mi vida. Ya me gustaba antes de verla. Ya intuía por el trailer y el título que me iba a tocar, pegar, mejor dicho, muy, muy hondo. Y así fue. La adoro y, junto con su BSO, es para mi una cascada rica y caudalosa de recuerdos y sentimientos bellos, tristes y de añoranza o cálidamente acogedores, por su cercanía.

La rabia del perro, que es más noble que la humana, pues se trata de un patógeno que puede infectarles y nosotros no necesitamos de bicho externo que nos espolee para actuar con rabia. Esa es la excusa. Y el camino hacia el entendimiento de esta verdad yo lo he transitado de la mano del desamor. Del desamor de alguien bueno que me quiere pero no me ama. Y la rabia nace de mi interior porque no está a mi lado y según mi prisma subjetivo, ha de estar para ser feliz.
Pero… ¿quién? Por supuesto: YO.

(En primera persona este cachito de plena actualidad de mis sentimientos a flor de piel, catarsis obliga, es la franja temporal de las tres semanas, estoy en caída y no me siento libre, sino asustada)

Mierda.

No puedo así. Soy muy consciente de que el camino del olvido está aún impregnado de dolor porque no soy yo la loba afortunada que él quiere que le ame por las noches y le lama las heridas cuando vuelva herido a casa. Y eso me parte el corazón. Pero a la vez lo amo y amar es desear que ella vea a QUIÉN tiene a su lado, si es que no lo viera, que me parece imposible… Entonces si no es eso, que despierte y renazca la chispa entre ellos, y que crezca, que crezca tanto y más mientras la mía siga resistiendo a apagarse… Que lo hará. No sé cuánto habré de esperar pero tendrá que indistinguirse al abrigo del fulgor de lo que renació. Eso espero. Pero esperaré a que suceda intentando sonreír. Pensando en que eres feliz y que yo lo soy porque hago lo correcto, aceptando la realidad. No añadir más daño, aunque del que otros ya hicieron antes yo no sea responsable.

<<No es el momento ni es el lugar…
¿podré olvidarte o me acordaré toda la vida de ti?
Si me amaras, indio, es como me sacaría la melancolía…
con tanta melancolía… ¿sombrío y feliz? >>
Quiero, que me abraces esta noche,
Quiero, que me quieras de verdad,
Pero sé que eso es imposible,
Así que en perro voy a reencarnar
.
Quiero, que me saques de paseo,
Quiero, que me enseñes a saltar,
Quiero que me rasques este pecho,
Y me des Dogui de cenar.
Quiero que me retes cuando rompa,
Tus zapatos y tus botas,
Quiero que me azotes con tu ropa
Tus calzados y demás.
Quiero despertarte con mi lengua,
Quiero que acaricies mis orejas,
Quiero que me amarres con cadenas
Y me dejes dormir fuera.
Por eso quiero ser tu perro,
Es la única manera que yo encuentro,
Por eso quiero ser tu perro
Y dormirme en en tu falda en invierno.
Quiero orinar… en tu alfombra…
Quiero dormir en tu sofá
Quiero saltarte, al entrar,
Y llorar las noches que te vas.
Por eso quiero ser tu perro
Que es la única manera que yo encuentro,
Y dormirme en tu falda en invierno…
Oh oh oh oh♪
SER TU PERRO | PARMI | SOFIA VIOLA 2017