Mil perdones

El otro día fue agridulce porque me llegaron malas noticias desde Burgos.
Perdonad que no actualice. Una persona importantísima para mí está pasando por momentos difíciles y estoy intentando que la distancia que nos separa no sea un obstáculo para echarla una mano. Es algo muy serio, se trata de su salud y no puedo fallarla.
Volveré pronto y seguiré con el nuevo proyecto.
Pre: Tú también eres importante para mí. Estoy aquí para lo que necesites.

CIBEREViiiiiii!!!

Estoy hecha un hacha, señores!!
Perdonad la falta de modestia, lo entederéis rapidito…
Me he echao el firefox pa navegar por la Internete, voy pillándole el truco a Blogger (Uf! que no me ha costado una rato ni ná!), el portátil de Giorgio me putea un poco menos cada día, me he abierto una cuenta de correo en Google y he comprobado ya la diferencia con Hotmail (imaginad, con la de fotos que estoy enviando…) y todo esto después de tirarme casi un mes si conectarme por causas de fuerza mayor…
Vamos, que estoy pensando en hacer público el blog de una vez…
Total, con este rollo que os he soltado sobre mi conocida ineptitud informática…seguro que disculpareis que regrese chapuceando un poquillo… ¿o NO?
Cuestión abierta.
Estoy contenta de volver, especialmente hoy, que ha sido un día agridulce. Pero de los buenos, esos en los que lo dulce se queda para el final.

WINNER DREAMS

Después de casi tres años de Salvad el Planetaaa!!!, en los que el blog fue una vía de escape para mis malos rollos y frustraciones, es el momento de cambiar el rumbo.
Hubo muchos buenos momentos y gratificantes descubrimientos. Conocer a otras personas a través del espacio fue, sin duda, lo mejor. Con ellos me quedo, desde luego. Pero hay un punto y aparte en mi vida y debe haberlo también en el ámbito bloguero.
Por supuesto, los planteamientos básicos en cuanto a la globalización y la miseria humana siguen intactos, porque forman parte de mi manera de ver el mundo.
Esta nueva bitácora seguirá siendo altamente personal, e incluso más aún. Tengo mucho que contar y espero que mis experiencias le puedan servir a alguien.
Soy la de siempre, con mi carácter, mis ideas efervescentes y mis ganas de aprender de todo y todos.
Sólo ha cambiado mi estado de ánimo, ahora eufórico por la realización de uno de mis sueños… Supongo que, cuando la euforia deje paso, la serenidad y la calma, ansiadas hace tanto tiempo, colmarán mi satisfacción.
El primer paso en la EVIESFERA consiste en haceros partícipes de un hecho inédito en mi vida:
He sido consciente de que se acercaba un punto de inflexión determinante. Ese momento en el que sabes que la decisión que tomes puede cambiar tu existencia. Un cambio de dirección duro y difícil, tras el que se encuentra la recompensa que aliviará el dolor de la separación.
En otras ocasiones no tuve la oportunidad de elegir.

A %d blogueros les gusta esto: