Hermanos pequeños.

En su casa, Santiaguito tocaba la guitarra poniendo banda sonora a la conversación de su madre con sus tías. Yo observaba divertida la escena, comprobando que el sonido de las notas, por habitual, parecía obviado.
Lo “normal”
La conversación era jovial y estaba salpicada de comentarios ingeniosos de la pequeña de las hermanas de su madre. Y la guitarra acústica sonaba cálida, amable, reconfortante.

Una conjunción espontánea, casual pero también causal de buenas vibraciones…

Imagen: Entertainiment 13 de agosto de 2010, Plaza del Trigo, 
Aranda de Duero. 
Fotografía original: Victor Sainz

A setas.

Conociendo cada día un poquito más esta tierra y las peculiaridades del ecosistena volcánico conejero, supimos el necio y yo que, aunque no se va “a setas” por razones desérticas y de ausencia de humedad evidentes, los lanzaroteños buscan la papa rica (una especie de trufa autóctona y por lo visto espectacular) cuando es época.
No soy muy dada a la receta gastronómica en el blog. En realidad no me había dado cuenta de esto hasta hace un par de días, que lo mencionó Giorgio comiendo unas “papas a la importancia”, uno de los platos de pobre más exquisitos que hay y que a la menda se la da de muerte (ejem). Yo contesté que me daba un poco de pereza y que no me apetecía escribir recetas de cocina, pero resulta que después se me ha ocurrido una idea de blog muy interesante. Aunque ese es otro tema.
Decía que aquí no se puede ir a setas porque no es el hábitat idóneo para los boletus, entre otras clases.
Con la llegada de la estación otoñal, proliferan las fotografías en las redes sociales de los amigos y conocidos posando con magníficos ejemplares de edulis ,muscarias y pinícolas, tan abundantes en la Sierra de la Demanda y, en general, en gran parte de la provincia burgalesa.
Me resulta curioso comprobar cómo las reminiscencias de mis raíces castellanas se apoyan, con bastante frecuencia, en los productos que proporciona la tierra que me vio nacer. Por otro lado bastante lógico debido a que muchos de los recuerdos más preciados se hallan unidos a aromas y efluvios de productos autóctonos de la Ribera del Duero, que por aquí escasean y de los que mi madre era acérrima defensora.
Entre las añoranzas más entrañables y frecuentes están el vino tinto de la Ribera, que allí encontrábamos más económico y, evidentemente, con un surtido de marcas equiparable al número de productores, y el queso recio de oveja, tipo Sasamón. Y ese queso de sabor fuerte acompañado de uvas para merendar.

Y las setas.

De otoño y primavera. Boletus y Agaricus. De cardo, de carrerilla, de brezo. Edulis laminadas con tres minutos de plancha, vuelta y vuelta. Croquetas de edulis. Aquella tarde en el café-chiringuito en la que acepté el reto de las croquetas con auténtico sabor a boletus y el recibimiento de los seteros cuando volví de descansar y empezaron a aplaudir según entraba por la puerta: Giorgio se había adelantado a sacar la fuente del pecado. Con lo que la ovación fue unánime y emocionante…pero las croquetas habían volado. Menos mal que me la olía y había dejado un poco de masa sin dar forma para no perderme la cata. Jornadas gastronómicas seteras que recuerdo con cariño y produciendo jugos gástricos..mmmm.
En general, siempre me ha gustado la época de que te traigan ir a setas y el apasionante mundo de la micología. Y me produce añoranza algo tan simple como el retrato de una seta en un fichero colgado en la Interné.
Si hay aficionados por ahí, tengan en cuenta la importancia de no recoger las que no se reconocen con indudable seguridad . Una vez hechas las comprobaciones pertinentes, a disfrutarlas.

¡Quién me lo iba a decir!
¡Morriña de setas!

Aldea’s Air Lines


El necio me puso al corriente de la última aldeanada y no he podido resistirlo.
Parece que, por el momento, para venir desde Burgos a las Canarias habrá que seguir jodiéndose un día en la infame conexión autobusera con Madrid-Barajas, en el caso de que no tengas coche o alguien que te haga el favor de llevarte a la “capi”.

[…]
La posibilidad de establecer una ruta entre Burgos y las Islas Canarias surgió nada más abrir el aeropuerto, pero no fue hasta hace dos meses cuando el Ayuntamiento, en una iniciativa directa del alcalde, Juan Carlos Aparicio, la planteó formalmente ante los responsables de Air Europa, propiedad del empresario salmantino Juan José Hidalgo.

Una conexión rentable

En una reunión entre ambas partes que se celebró en Madrid en enero, un representante municipal trasladó el deseo del Ayuntamiento de Burgos de contar, en los meses de verano, con una ruta entre Villafría y Tenerife sur, al estilo de las que tienen, por ejemplo, Salamanca y Valladolid, también con Air Europa.
La idea fue acogida con entusiasmo por el cuerpo directivo de la empresa aérea. Su primera labor consistió en recabar los datos de las agencias de viajes que gestiona en el área de influencia de Villafría. Los resultados que obtuvo pusieron de manifiesto que la operación no solo era viable, sino muy recomendable desde el punto de vista económico. El número de viajeros que en esa época eligen como destino Canarias y que provienen de Burgos y cercanías serían capaces de sostener por si mismo la mencionada ruta.
Una vez aclarado el tema económico, pasaron a analizar la posibilidad desde el punto de vista técnico. Para ello utilizaron la aplicación informática que se utiliza en todos estos casos y cuyos resultados son de obligado cumplimiento para la aerolíneas.
Fue ahí precisamente dónde vino el problema, porque al introducir en el programa las variables del aeropuerto (longitud de la pista, altitud y condiciones meteorológicas medias), junto a las de la ruta deseada el resultado no era tan positivo. Al parecer, la configuración de unas instalaciones de carácter regional y lo extenso de la ruta -más de 2.000 kilómetros, por lo que necesita una buena carga de combustible- obliga a reducir el peso máximo de cada avión.
En la práctica, esto se traduce en que se perderían muchas plazas en los dos modelos de aviones que Air Europa destina a este tipo de conexiones. Tanto el Boeing 737, con 180 asientos para pasajeros, como el Embraer 195, con 122, sufrirían una importante merma en el número final de viajeros que podrían transportar. Hasta el punto de que no hace rentable la operación, por lo que desde Air Europa desestimó la posibilidad que había alentado en un principio.
La noticia ha caído como un jarro de agua fría en el Ayuntamiento, ya que invalida cualquier conexión de larga distancia. Su primera tarea ahora será intentar convencer a los responsables de la compañía (de la que destacan su seriedad y buen hacer a la hora de elaborar el informe) de que cambien de opinión. Al mismo tiempo, se dirigirá a AENA solicitando que agilice la ampliación de la pista del aeropuerto burgalés, tal y como establece el plan director aprobado en el año 2000, cuando este organismo asumió su gestión.

R. Briongos / Burgos.
Diario de Burgos, 13 de Marzo de 2009.

Como el medio citado es bastante benévolo con la realidad del Ayuntamiento pperasta, me veo en la obligación de contrastar con otro titular o punto de vista…

El aeropuerto de Burgos no puede admitir flota de carga por su escasa longitud de pista.