Feminismo siempre vigente.

Al contrario de lo que tengo por costumbre, hoy no hay parrafada. Hay un firme convencimiento de que, mientras haya una sola mujer sobre este planeta que sufra discriminación, el feminismo será necesario y el término feminazi una ofensa opresora, además de un término inventado por quienes no desean que la mujer se emancipe de las decisiones que al hombre no incumben.
Aquí tienen un documento difícil de ver, duro, real y que hiere mi corazón humano.

Te conozco.

Dices que no, que no te conozco.
Conozco esas palabras dulces, esas declaraciones de amor, esas falsas promesas de felicidad que le haces. Los besos, las caricias, los celos que pretenden ser la marca territorial sobre ella… también los conozco.
Te conozco tantísimo que sé lo que llegará después. Llegarás a decirle lo que no te gusta que se ponga, ya que tú sufres por los celos. No admitirás una llamada de un amigo ni que ella se detenga a saludar a alguno que no conoces. Y aún más: cuando todo el mundo menos ella vea que no la quieres, porque la tratas como si fuera propiedad privada, ya no querrás que hable con nadie, que trabaje, que salga a tomar un café con las amigas o a pasar un día en el parque de atracciones con su familia. Dirás que te duele y que si ella no hace lo que le pides, no te quiere.
Pero no tendrás suficiente con éso. Cuando ella sea un guiñapo, una sombra fantasmal, cuando crea que no tiene a nadie más que a ti y cuando hayas conseguido ningunearla hurgando en las heridas de su alma, entonces empezarás a sentirte su amo. Comenzarán los pleitos y las humillaciones más duras. Entonces y sólo entonces, será cuando se vea tu verdadera faz. Pero para ella ya será tarde, porque tú ya le habrás convencido de que todo es por su culpa: por no vestir como te gusta, porque ella no tuvo tacto al hablarte, porque saluda al vecino en el portal…cualquier excusa valdrá para la bronca.
Ella no te conoce y sigue esperando que cambies, que vuelvas a ser aquél que la enamoró. Pero tú no eres.
Y yo te conozco.

Día contra la violencia de género.

Hoy es un día conmemorativo. Pero reálmente no se puede saber hasta qué punto es eficaz que una vez al año se recuerde el maltrato, reivindicando su final.
La realidad es que pienso en las mujeres desamparadas que conviven aún con sus maltratadores. Si estás leyendo esto, huye. Hoy puede ser otra excusa, o quizá llevas ya unos días pensando en qué gestos hacer o qué caras has de poner…cuando él te busque con la mirada. Has pensado que veis los telediarios a la hora de comer. Y que ayer jugó el Barça, por lo tanto no querrá perderse los deportes del informativo de cuatro.
Temes cagarla si callas mientras él comenta la reivindicación del 25 de noviembre. Pero también temes cagarla si tienes que responder a alguna pregunta que te haga.
Déjalo, denúncialo, cuéntaselo a tu gente, busca ayuda, huye lejos….cualquier cosa, por infructuosa que te pueda parecer ahora, es mejor que quedarte con él.
No llores ahora. Piensa y actúa. Coge lo imprescindible y vete.
Serás libre, aunque tengas que soportar aún mucho dolor. El tiempo contará en positivo más rápido si te decides ya.
Cambia el color de tu cielo…

Con todo mi afecto, para todos los niños capaces de imaginarse esta situación.
Y para ELLAS.Las protagonistas de los cuentos de hadas.